Cómo tomar la temperatura de un bebé o un niño

Los termómetros cambiaron mucho en los últimos 20 años. Los termómetros de mercurio ya no se usan porque el mercurio es un metal tóxico. Se reemplazaron por termómetros digitales. Comuníquese con el departamento de salud, la autoridad encargada de la eliminación de residuos o el departamento de bomberos locales para consultar cómo desechar los termómetros de mercurio de manera segura.

Si necesita medir la temperatura de un bebé o un niño, tiene cinco opciones con los termómetros digitales:

  • Temperatura en el recto (rectal). Hay varios termómetros digitales rectales disponibles para medir la temperatura rectal. Los padres se preocupan porque piensan que pueden introducirlos de manera incorrecta. Pero hay poco peligro de lesiones si usa un termómetro hecho para medir la temperatura rectal. La mayoría de los termómetros tienen una alarma que avisa cuando se hizo la medición. También tienen una pantalla digital. Si decide medir la temperatura rectal, use un termómetro digital rectal con sonda corta. Esto reduce el riesgo de lesiones en el bebé. Asegúrese de etiquetar el termómetro a fin de saber que solo es para uso rectal. Los termómetros rectales son los más precisos, en especial si el bebé tiene menos de tres meses.

  • Temperatura en la axila (axilar). Cualquiera de los termómetros digitales puede usarse en la axila. Los termómetros con forma de disco son los más cómodos. Cuando se baja el brazo contra la pared torácica, todo el disco queda cubierto. Asegúrese de que no haya nada (como ropa) entre la piel del niño y el termómetro. La temperatura se muestra en una pantalla digital cuando suena la alarma. Los termómetros axilares pueden usarse en bebés mayores de tres meses.

  • Temperatura en el oído (timpánica). El termómetro de oído es el más rápido de los termómetros digitales. Tarda apenas un segundo. Para obtener una temperatura precisa, el termómetro debe apuntar hacia el tímpano. El cerumen puede hacer que sea más difícil que se obtenga una medición precisa. Además, los termómetros de oído pueden ser imprecisos en recién nacidos y bebés más grandes. Por eso, solo se recomiendan para bebés de más de seis meses. Para obtener una medición precisa, deben colocarse en la posición correcta. Quizá tenga dificultades al usar este tipo de termómetro al principio. Con práctica, verá que es muy fácil.

  • Temperatura en la frente (arteria temporal). Este termómetro es muy fácil de usar y sirve con niños de cualquier edad. Es igual de preciso que un termómetro rectal, pero menos molesto. Además, es menos perturbador en los recién nacidos. Mide la temperatura interna corporal mediante la arteria en la frente. La luz del sol y las temperaturas bajas en exteriores pueden afectar las mediciones.

  • Temperatura en la boca (oral). Cualquiera de los termómetros digitales puede usarse en la boca. Pero este método se recomienda en niños de cuatro años o más, ya que puede ser más difícil con niños menores. Para obtener una medición, coloque el extremo del termómetro debajo de la lengua del niño. Luego, pídale al niño que cierre los labios suavemente alrededor del termómetro. No deben morderlo con los dientes. Deben mantener el termómetro en su lugar hasta que escuchen la alarma y la temperatura aparezca en la pantalla digital.

No use otros tipos de "detectores" de fiebre. Son tiras que se colocan en la frente de un niño o chupetes que tienen un punto que cambia de color para indicar si hay fiebre. No son tan confiables como un termómetro común. 

Cuando use cualquier dispositivo digital, lea y siga las instrucciones con atención.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica

Una de las cuestiones más importantes para recordar sobre la fiebre en los niños es que el aspecto del niño (qué tan enfermo se vea) y su intuición deben ayudarlo a decidir si llamar al proveedor de atención médica. Recuerde que la fiebre es un síntoma de enfermedad, no una enfermedad en sí misma. Los niños pueden tener una enfermedad grave o crítica y no tener fiebre. También pueden tener fiebre alta y estar levemente enfermos o, incluso, correr como si no pasara nada. Base su decisión de llamar al médico en toda esta información, con algunas excepciones frente a las que siempre debe actuar.

Siempre llame al proveedor de atención médica cuando su hijo tenga fiebre en los siguientes casos:

  • Para conocer pautas específicas sobre la temperatura de la fiebre, consulte "La fiebre y los niños" a continuación

  • Cualquier caso de fiebre en niños que no se despierten con facilidad (letárgicos), se vean enfermos o no reaccionen

  • Si un niño tiene otros síntomas preocupantes, como menos ganas de orinar, cuello rígido, dolor de cabeza intenso, dificultad para respirar, dolor de oído, dolor de garganta, vómitos persistentes, sarpullidos anormales o convulsiones

Cuando llame al proveedor de atención médica de su hijo, dígale la medición actual del termómetro y en dónde se midió la temperatura. ¿Fue en el oído, la axila, la frente o el recto? Asegúrese de decirle al proveedor cualquier otro síntoma que su hijo pueda tener. Intente mantener la calma. Escuche las preguntas del proveedor y responda de la forma más precisa que pueda.

Cómo tratar la fiebre

La fiebre es parte de la respuesta inmunitaria natural del cuerpo. Ayuda a combatir las infecciones. Pero la fiebre puede hacer que un bebé o un niño se sienta molesto e incómodo. Quizá quiera tratar la fiebre con paracetamol o ibuprofeno. Si su hijo es menor de dos años, hable con el proveedor de atención médica antes de darle medicamentos. Siga las instrucciones del envase con atención o las instrucciones de dosificación que le diga el proveedor. Bien administrados, estos medicamentos suelen hacer que la fiebre disminuya, aunque quizá la temperatura no se normalice. Si la temperatura no responde a los medicamentos para la fiebre, no significa que la enfermedad del niño sea más grave. Si la fiebre disminuye, esté listo para que vuelva a subir en unas tres o cuatro horas cuando el efecto del medicamento se pase. De ser necesario, puede darle al niño otra dosis cada seis horas o según las instrucciones del proveedor de atención médica de su hijo.

Antes de darle medicamentos al niño, asegúrese de que no esté demasiado abrigado. Se recomienda que use ropa holgada y cómoda. Un baño en agua tibia también puede ayudar a que el niño se sienta mejor. Evite que el niño tenga frío; no le dé baños fríos ni use compresas de hielo. Esto causará temblores y puede hacer que la temperatura suba más. Nunca use toallitas ni baños con alcohol porque el alcohol puede absorberse por la piel. Esto puede causar enfermedades graves.

Aunque la fiebre en sí no es peligrosa, puede causar deshidratación. Asegúrese de que su hijo beba mucho líquido. Llame al proveedor de atención médica de su hijo si tiene alguna inquietud acerca de la fiebre y los síntomas del niño. 

La fiebre y los niños

Use un termómetro digital para tomar la temperatura de su hijo. No use un termómetro de mercurio. Hay termómetros digitales de distintos tipos y para usos diferentes. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • En el recto (rectal). En los niños de menos de 3 años, la temperatura rectal es la más precisa.

  • En la frente (lóbulo temporal). Sirve para niños de 3 meses en adelante. Si un niño de menos de 3 meses tiene signos de estar enfermo, este tipo de termómetro se puede usar para una primera medición. Es posible que el proveedor quiera confirmar la fiebre tomando la temperatura en el recto.

  • En el oído (timpánica). La temperatura en el oído es precisa a partir de los 6 meses de edad, no antes.

  • En la axila. Este es el método menos confiable, pero se puede usar para una primera medición a fin de revisar a un niño de cualquier edad que tiene signos de estar enfermo. Es posible que el proveedor quiera confirmar la fiebre tomando la temperatura en el recto.

  • En la boca (oral). No use el termómetro en la boca de su hijo hasta que tenga al menos 4 años.

Use el termómetro rectal con cuidado. Siga las instrucciones del fabricante del producto para usarlo adecuadamente. Colóquelo con cuidado. Etiquételo y asegúrese de no usarlo en la boca. Podría transmitir gérmenes de las heces. Si no se siente cómodo usando un termómetro rectal, pregunte al proveedor de atención médica qué otro tipo puede usar. Cuando hable con el proveedor de atención médica sobre la fiebre de su hijo, infórmele qué tipo de termómetro usó.

A continuación, encontrará valores de referencia que lo ayudarán a saber si su hijo tiene fiebre. Es posible que el proveedor de atención médica de su hijo le dé valores diferentes. Siga las instrucciones específicas que le dé su proveedor.

Medición de temperatura en una bebé menor de 3 meses:

  • Primero, pregunte al proveedor de atención médica de su hija cómo debe tomarle la temperatura.

  • En el recto o en la frente: 100.4 °F (38 °C) o superior

  • En la axila: 99 °F (37.2 °C) o superior

Medición de temperatura en una niña de 3 a 36 meses (3 años):

  • En el recto, la frente o el oído: 102 °F (38.9 °C) o superior

  • En la axila: 101 °F (38.3 °C) o superior

Llame al proveedor de atención médica en los siguientes casos:

  • Picos de fiebre reiterados de 104 °F (40 °C) o superior en una niña de cualquier edad

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o superior en un bebé de menos de 3 meses

  • Fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años

  • Fiebre que dura 3 días en un niño de 2 años o más

Última revisión: 4/1/2022
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.